fbpx

A un año de la Ley de inclusión laboral: ¿Contamos con organizaciones realmente inclusivas?

By Mayo 3, 2019 Artículos

El 1 de abril se cumplió un año desde que la ley de inclusión laboral entró en vigencia en nuestro país, con el objetivo de eliminar la discriminación -contra las personas con discapacidad física y mental- dentro de los trabajos.

La norma determina que las empresas u organismos públicos que tengan 100 o más colaboradores en su organización, deberán cumplir con un 1% de personas con discapacidad dentro de sus puestos de trabajo.

Según la Dirección del Trabajo,  un 83% de las empresas cumplen hoy con las disposiciones de esta ley. Sin embargo, desde la perspectiva de distintos expertos y expertas en el área de la inclusión, todavía queda mucho que trabajar y aún hay cambios que efectuar dentro de las empresas para eliminar las brechas sociales que viven las personas en situación de discapacidad.

Para Daniela Valdebenito, terapeuta ocupacional y socia fundadora de la consultora Inclusiva, “las empresas están haciendo un gran esfuerzo por cumplir esta ley y aquellas organizaciones que han podido avanzar en esta materia han tenido resultados positivos. Sin embargo, la ley no tiene recursos asociados para la implementación de ajustes en los puestos de  trabajo, por lo que muchas empresas han tenido que destinar glosa presupuestaria interna para solventar ajustes inmobiliarios, arquitectónicos de acompañamiento y capacitaciones, entre otros.”

Sumado a esto, sabemos que todavía existen prejuicios sobre los trabajadores con discapacidad, y hace falta un cambio cultural  a fin de que dejen de sentirse una carga para las diferentes organizaciones en las que trabajan.

“Las empresas que han asesorado técnicamente a estas personas y les han ofrecido una preparación tanto actitudinal como física y, a su vez, se han preocupado de crear un entorno inclusivo para su desarrollo laboral, probablemente tengan gente con mayor satisfacción personal y comodidad en igualdad de condiciones.” afirma Daniela.

Entonces, a pesar de que la ley de inclusión laboral obliga a las organizaciones a cumplir con los requisitos mínimos para que las personas con discapacidad puedan ocupar un puesto de trabajo, hace falta poner hincapié en la eliminación de los prejuicios y de la creencia de que estos colaboradores son una carga para las organizaciones.

Para ello, contar con una buena comunicación interna es fundamental, junto a un plan integral de capacitación que promueva un ambiente en que cada colaborador pueda sentirse cómodo sin tener problemas tanto en el desarrollo de sus funciones, como en la comunicación con sus equipos de trabajo.

Leave a Reply

Call Now Button