fbpx
Muerte Reina Isabel II

5 aprendizajes en CI que nos deja la muerte de la Reina Isabel II

Durante este mes, al igual que millones de personas en el mundo, seguí de cerca la muerte de la Reina Isabel II. Quizás fue la serie The Crown; Lady Di o simplemente conocer un poco más de la historia del viejo continente lo que me hizo estar pendiente de cómo reaccionó la corona británica tras el fallecimiento de su monarca; y fue inevitable, para mi alma de comunicadora, analizar esta gran organización desde la comunicación interna.

1.-Protocolos claros:

Operación Unicornio, London Bridge, entre otros que probablemente los mortales no sabemos, fueron los protocolos que se prepararon con años de antelación para el día del deceso de la reina. Que todo funcionara impecablemente, sin improvisaciones y en los tiempos determinados, es el ejemplo de un gran plan de crisis interna/externa que prepararon en todo Reino Unido. ¿Ustedes están preparados para enfrentar una crisis? ¿Saben cómo accionar cuando llegue? Si la monarquía no se salva de una crisis (y hartas que ha vivido), sus organizaciones en algún momento la han vivido o la vivirán.

2.- Voceros y canales definidos:

Cómo comunicaremos en tiempos de crisis, quiénes serán nuestros voceros. ¿Están los líderes preparados? ¿tienen las herramientas? ¿Saben qué decir o cómo proceder? Bueno, el cambio a negro del logo de la BBC y la vestimenta de sus periodistas; la comunicación del palacio con la primera ministra y las primeras palabras del nuevo Rey Carlos III no fueron algo al azar. Y eso también debemos tenerlo claro en nuestro plan de comunicaciones internas y protocolos de crisis.

3.- Colaboradores comprometidos:

La Reina se debía a su pueblo, y pese a todas las polémicas que rodearon su reinado, su nación salió a la calle, hizo kilómetros de filas para despedirla en la Abadía de Westminster y estuvo pendiente de cada momento tras su muerte. ¿Por qué todavía los británicos respetan y lloran a su Reina? Porque en 70 años de reinado, fidelizó, escuchó y comprometió a su gente, ganándose el cariño y generando un stock de confianza que la llevó a sortear grandes crisis socio políticas.

4.- Comunicación no verbal:

Uno de nuestros axiomas en comunicación es precisamente que “todo comunica” y eso la corona británica lo sabe a la perfección. Dónde me ubico tras el féretro, quiénes participan del cortejo fúnebre, las cabezas gachas de todos los escoltas, la vestimenta y condecoraciones de los hijos y nietos, la aparición de William, Kate Harry y Megan, entre otras cosas, dieron para un montón de análisis en la prensa. No olvidemos que en su peor crisis, la reina con solo un gesto, salvó a la Casa de Windsor de su peor crisis al inclinar su cabeza en señal de respeto ante el féretro de Lady Di fuera del Palacio de Buckingham.

5.- Ser y parecer:

«Declaro ante todos ustedes que toda mi vida, sea larga o corta, estará dedicada a su servicio y al servicio de nuestra gran familia imperial a la que todos pertenecemos». Tal como declaró a sus 21 años, nos haya gustado su estilo o no, la Reina se mantuvo firme a su palabra de poner a la corona primero, incluso con altos costos familiares. Puede que haya sido cuestionada en su rol de hermana, esposa, madre, suegra o abuela, pero nadie puede negar que siempre actuó como Reina alineándose y alineando a toda su organización.

La historia juzgará el reinado de Isabel II y nuestros colaboradores serán lo que juzgarán a nuestra organización ante una crisis, está en nosotros, los comunicadores internos, intentar que ese juicio nos favorezca o al menos no nos entierre y condene eternamente.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Copyright 2020 Internal. Todos los derechos reservados

Web diseñada por Conversa CE