Internalizando las buenas prácticas del Compliance

By Mayo 3, 2018 Artículos

En un mercado como el chileno, altamente conectado y con presencia activa de empresas tanto nacionales como extranjeras, las organizaciones están constantemente enfrentando condiciones más exigentes de competencia, con nuevos desafíos no solo en términos de transformación digital y/o de negocio, sino que también desde un punto de vista ético.

A raíz de los escándalos que se han vivido en los últimos años con la colusión, corrupción y otras situaciones anticompetitivas, las autoridades se han preocupado de regular las condiciones en que las empresas tienen que participar del mercado. Esto, con el fin de potenciar una competencia justa y transparente y resguardar a los consumidores en todo momento.

Es así como, junto con la promulgación de la Ley N°20.818 en 2015, donde se crearon nuevos organismos fiscalizadores y nuevas tipificaciones de delitos en este ámbito, se realza también la preocupación por el Compliance o Libre Competencia en las empresas, cuyo principal objetivo es prevenir e impedir las conductas anticompetitivas en el mercado.

Gradualmente las organizaciones chilenas han comenzado a evidenciar la importancia de este ámbito en su negocio, trabajando activamente para incluir políticas, áreas y acciones al respecto. Pero ¿cómo aportamos al cumplimiento de estas normas desde la comunicación interna?

Haciendo de la Libre Competencia nuestra forma de ser

La implementación de un sistema interno de Compliance siempre va a buscar que los colaboradores sigan los lineamientos principales que rigen esta normativa a nivel legal, pero también que mantengan una actitud que fomente la libre competencia en todo momento. Para ello, es fundamental que entiendan el por qué de lo que se les está diciendo.

Eso significa trabajar a nivel cultural el cómo hacemos las cosas y qué es lo que nos motiva, sobre todo cuando estamos hablando de términos que a veces pueden ser un poco intangibles. No siempre es fácil imaginar en qué situaciones tenemos que modificar nuestras actitudes, por lo que siempre es bueno trabajar desde la base más simple para construir sobre eso.

Además, mientras el colaborador comprenda el por qué de las cosas va a ser más fácil que las pueda aplicar en su día a día, a través de valores y acciones concretas. Al construir una cultura organizacional enraizada en las buenas prácticas, esto luego se transmite al exterior y termina por generar retribuciones, ya que los potenciales clientes reconocerán el compromiso ético de la organización.

Si bien esto siempre se puede trabajar con campañas de endomarketing, es clave que el directorio y la alta gerencia estén comprometidos con el cumplimiento de la norma y con transmitir las buenas prácticas como parte de la nueva cultura organizacional.

En Internal te podemos asesorar para desarrollar una cultura alineada al Compliance, a través de diferentes medios. Para saber más, escríbenos a internal@internal.cl o accede a nuestro formulario de contacto.

Leave a Reply