fbpx
teletrabajo

Trabajo a distancia y teletrabajo: notas de la nueva ley

A partir de este 1 de julio comenzará a regir la nueva ley de teletrabajo y trabajo a distancia, publicada en marzo de este año ante la emergencia sanitaria del Covid-19, y que realiza modificaciones al Código del Trabajo.

Tras tres meses de «marcha blanca», las organizaciones que cuenten con colaboradores realizando sus labores de forma remota deben implementar este miércoles la normativa, que contempla una serie de medidas y costos que debe asumir el empleador.

¿Qué se entiende por trabajo a distancia?

La ley define el trabajo a distancia como aquel en que «el trabajador presta sus servicios, total o parcialmente, desde su domicilio u otro lugar o lugares distintos de los establecimientos, instalaciones o faenas de la empresa«. Si el trabajo se realiza mediante la utilización de medios tecnológicos, se denomina teletrabajo.

Ambas partes deben firmar un acuerdo

La normativa exige que tanto el empleador como el colaborador deben firmar un acuerdo escrito -anexo de contrato- para regularizar la realización de las labores fuera de las dependencias de la empresa. Dicho documento deberá contemplar, como mínimo:

  • El acuerdo expreso de la modalidad de trabajo a distancia o teletrabajo, definiendo si será total o parcial.
  • La duración de esta modalidad de trabajo (a plazo o indefinida).
  • En qué lugar el colaborador prestará los servicios a distancia.
  • Duración y distribución de la jornada laboral.
  • Los mecanismos de supervisión por parte de jefaturas.
  • El tiempo de desconexión (la ley exige mínimo 12 horas).

Responsabilidades del empleador

La ley dicta que será responsabilidad del empleador proveer los equipos necesarios para realizar el trabajo y sus eventuales mantenciones, además de hacerse cargo de costos operacionales del colaborador (agua, luz, internet, etc).

Por otra parte, se debe velar porque las condiciones de higiene y seguridad sean las óptimas, informando y capacitando a los trabajadores sobre los riesgos de salud y las medidas de prevención.

El empleador también debe informar al trabajador sobre la existencia y/o creación de sindicatos en la organización.

Trabajo a distancia y el rol de la comunicación interna

Entregar información pertinente y contener a los colaboradores se torna fundamental en estos tiempos, marcados por una constante incertidumbre. En ese sentido, es recomendable crear un manual o protocolo de trabajo a distancia y teletrabajo, enfocado en garantizar la calidad de vida de los trabajadores y propiciar el buen desarrollo de las labores de forma remota.

Dicho manual debería contemplar, entre otras cosas:

  • Recomendaciones para prevenir el contagio de Covid-19.
  • Promover el autocuidado, tanto a nivel físico como mental y emocional (organización del espacio de trabajo, realizar pausas activas, etc).
  • Consejos para compatibilizar el teletrabajo con la vida familiar y las labores domésticas.
  • La comunicación y el trabajo en equipo es clave: Incentivar a que los colaboradores mantengan un contacto constante con sus compañeros y jefaturas, y que entreguen reportes diarios a estos últimos.

Potenciar el rol de los líderes

El líder juega un rol clave al interior de las organizaciones, y toma aún más relevancia en el actual contexto: deben informar a sus equipos, contenerlos y escucharlos en todo momento.

Por ello, se debe potenciar su figura y a la vez mantener una comunicación fluida con ellos, brindándoles las herramientas necesarias para desarrollar su rol como comunicadores.

También es importante transmitir a los líderes la importancia de asegurar el horario mínimo de desconexión que dicta la ley: al trabajar en casa los límites entre la vida laboral y personal pueden mezclarse.

Generar instancias para fortalecer los equipos

Pese a que los colaboradores que trabajan a distancia ya no comparten el mismo espacio físico con sus compañeros, esto no es impedimento para fortalecer los vínculos al interior de los equipos, gracias a las aplicaciones o servicios de video llamada.

Por ello, una buena alternativa es generar instancias de distensión entre compañeros de trabajo, como desayunos o almuerzos mensuales, espacios donde puedan vincularse con sus colegas de forma lúdica. Mal que mal, no todo puede ser trabajo.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Copyright 2020 Internal. Todos los derechos reservados

Web diseñada por Conversa CE