Transformación digital: ¿cómo la abordamos desde las comunicaciones internas?

By Septiembre 25, 2017 ECIN 2018, Encuentro

La digitalización es un proceso que se está viviendo cada día más potentemente en todos los ámbitos de la vida. Por un lado, con el aumento significativo de la presencia de los smartphones, y por otro, la rapidez de los desarrollos tecnológicos como la Inteligencia Artificial (IA), la Realidad Virtual (RV) y la Realidad Aumentada (RA), entre otros.

Estos avances impactan no solamente en la forma que tienen las personas de relacionarse con sus pares y con el mundo, sino también en la forma en cómo las organizaciones se comunican con sus colaboradores, y a la vez, como éstos se comunican entre sí dentro de lo laboral.

Los recambios generacionales también hacen que este proceso sea mucho más rápido y desafiante, pues los millennials que se están integrando al mundo laboral exigen nuevos medios de comunicación que se adapten a las formas que ellos tienen de comunicarse.

Para Ashok Krish, Social Media & Workplace Reimagination Practice de TCS, “a mayor cantidad de millennials en la organización, más rápida es la adopción de estas nuevas formas de trabajo”. Además, afirma que “mientras más pequeña sea la empresa más rápido se adapta, y eso es global”.

La tendencia mundial apunta a lograr integrar esta transformación hacia adentro de las organizaciones, pues, aunque en este momento no tengan la necesidad inmediata de hacerlo, es muy probable que en el corto plazo sí la tengan.

Tendencias en medios digitales y redes sociales internas

Hasta hoy, el medio de comunicación por excelencia en las organizaciones era el correo electrónico, sin embargo, Krish afirma que “tiene 40 años y está obsoleto, porque es el equivalente digital del antiguo memo y no aprovecha las ventajas que permiten los teléfonos móviles”.

Actualmente, el desafío está en buscar alternativas que incluyan la posibilidad de interactuar con los mensajes, de la misma manera que ocurre en redes sociales abiertas, y así potenciar la bidireccionalidad.

En ese mismo sentido, Krish afirma que “plataformas como Slack, Google Hangouts, Skype e incluso WhatsApp y Facebook Messenger, permiten que grupos de personas colaboren abiertamente en cualquier parte del mundo, por medio de teléfonos móviles, donde se puede acceder a información histórica y realizar videoconferencias rápidamente, muchas de ellas en forma gratuita”.

A nivel global, hay distintas organizaciones que ya han puesto en práctica estos desafíos. Una de éstas es Unilever, donde el uso de WhatsApp destronó a las centrales telefónicas como medio de comunicación entre los colaboradores. Galicia, Mercado Libre y Danone, entre otras empresas, optaron por subirse a una red social absolutamente conocida por el colaborador mientras conviven temporalmente con otras vías de comunicación. Y empresas como Irsa, Banco Provincia y Assist Card se acercan a Yammer, la red social vinculada a Office 365.

Sin embargo, para que estos cambios funcionen no basta solamente con implementar lo tecnológico. También es necesario redefinir algunas políticas de la empresa o educar a la comunidad completa sobre el uso y limitaciones de estas plataformas.

Nuevos desafíos para nuestro país

En Chile no estamos ajenos a estos procesos de transición. Joseph Pucciarelli, vicepresidente de IDC Mundial -una empresa especializada en TI-, sostiene que “lo primero que las personas se preguntan es si esta transformación digital es real. La verdad es que, para un país como Chile, con industrias como la minería, el vino y la agroindustria, este fenómeno es bastante real. Hoy el 75% de las empresas chilenas están en vías de una transformación digital”.

En ese sentido, según investigaciones de IDC Mundial, “los consumidores de tecnologías emplean 17 horas a la semana en redes sociales y un 43% utiliza aplicaciones, y eso es propio de una sociedad que está viviendo un proceso de transformación digital”, señala Pucciarelli.

Finalmente, un estudio realizado por IDC midió cómo están las empresas chilenas en materia de Transformación Digital (DX) y las clasificó en los llamados cinco estados de arte de madurez:

1.- El resistidor digital: son aquellas empresas que aún manejan información de forma dispersa.
2.- El explorador digital: es quien está evaluando o definiendo la estrategia corporativa en materia de DX.
3.- El jugador digital: se da cuando hay una alineación entre las metas de TI y las del negocio para crear productos y experiencias, aunque aún no son disruptivas.
4.- El transformador digital: es aquel que ha generado una integración sinérgica entre TI y el negocio, capaz de desarrollar productos y servicios digitales en forma sostenida.
5.- El disruptor digital: es donde los líderes poseen la capacidad y gestión necesarias para dirigir iniciativas digitales y realizar innovación disruptiva en su industria, proporcionando mayor agilidad y valor competitivo para el negocio.

Y tú organización, ¿en cuál de estos estados se encuentra en cuanto al desarrollo de Transformación Digital?.

Leave a Reply