fbpx
Todos tenemos historias que contar

Todos tenemos historias que contar

Marcas, empresas, personas, todos tenemos alguna historia que nos gusta contar y que en algún momento se convierte en un relato que escuchamos en conversaciones, videos o en una campaña publicitaria.

¿Por qué nos gusta contar historias?

Una buena razón, es porque hablan de lo que somos. Nos construyen, son el reflejo de nuestra identidad, llevada a experiencias reales. Y aún más importante, ¿por qué nos gusta tanto escucharlas? Porque las historias nos unen, nos conectan, nos hacen sentirnos parte de algo mayor y que podemos tener algo en común con otros.

Una organización está llena de historias, desde cómo partieron sus fundadores, hasta cómo viven el día a día sus trabajadores y cómo se las ingenian para cumplir sus objetivos, en diversos contextos, como lo es una pandemia.

Lo significativo de esto es tener una historia en común, que conecte a las personas desde el lado humano, que le de sentido al propósito de una empresa, la vuelva cercana y real. Por ello, la comunicación utiliza el relato como una herramienta más, para poder alinear y movilizar hacia un objetivo.

En estos meses de pandemia, desde el trabajo en la agencia participamos en la construcción de relatos que buscaron motivar y mantener la moral de organizaciones, equilibrando la continuidad operacional, con el cuidado de sus trabajadores.

Un desafío complejo, trabajando en conjunto con nuestros clientes, tuvimos que encontrar la sutileza y el tono justo, para construir relatos consistentes, honestos y que considerando las particularidades del contexto, lograran en algún punto conectar con los trabajadores.

Relatos que conectan

¿Y cómo se logra esa conexión con las personas? No hay una fórmula mágica para el relato y ciertamente hay quienes tienen más o menos talento con las palabras, pero sí es claro que existen factores que pueden guiar la construcción de un relato consistente y coherente, que más allá de lo poético, puedan hacer sentido.

1.Ser creíbles y coherentes

En primer lugar, un relato tiene que ser creíble, inspirador, y ser coherente con la realidad de la empresa y las experiencias de sus trabajadores.

¿Cómo lo conseguimos? Conociéndolos en profundidad, sus intereses, motivaciones, las vivencias que tienen en su trabajo día a día o entendiendo, por ejemplo, por qué se levantan cada mañana a trabajar.

2.Adecuar el tono al contexto

En segundo lugar, tenemos que encontrar el tono adecuado, considerando el contexto en el que estamos.

No es lo mismo construir un relato en tiempos de pandemia o crisis social, a hacerlo en tiempos normales o en épocas de buenos resultados empresariales. Puede ser un tono formal, informal, divertido, serio, cercano o más distante. Todo va a depender del momento y del público al que le hablamos.

3. Usar un lenguaje cercano

Como tercer punto, tan importante como el tono, es el lenguaje a utilizar. Por un lado, la voz corporativa que hayamos definido en algún momento, lo que obviamente marca un estilo. Por otro lado, también debe considerar la forma en que se comunica el tipo de público al que le vamos a hablar, el lenguaje que utiliza, cómo se expresa, lo conceptos que usa y que son propios a su actividad, etc.

4. Ser simples

Es importante ser sencillos a la hora de construir relatos, incluso cuando hablamos de temas complejos. Es fundamental que nos entiendan , sin generar ambigüedades y evitar interpretaciones.

5. Co-crear

Un quinto y último punto relevante, es el de la co-construcción. Si queremos hacer un relato que haga sentido a los trabajadores, hay que hacerlos parte del proceso.

Podemos contar con perfiles claves que nos aporten ideas, insights o nos validen lo que estamos desarrollando. Ellos conocen mejor que nadie cómo es la organización y cuál es la realidad que se vive; y en nuestra experiencia, siempre tienen ganas de aportar.

Tener en consideración estos factores nos ayudará a construir relatos más cercanos y conectados a la realidad de nuestros trabajadores, el componente de la creatividad y los formatos, ya son otra historia y por supuesto, tienen mucha relevancia en el efecto que pueda generar. Si no hay una relato honesto y sobre todo, que tome en cuenta a quién le vamos a hablar, se nos va a hacer difícil conectar y que nos crean. Por el contrario, entre más conozcamos a nuestros trabajadores e integremos sus visiones, ya tendremos un buen camino avanzado.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Copyright 2020 Internal. Todos los derechos reservados

Web diseñada por Conversa CE