fbpx
Teletrabajo

En el Día Internacional del trabajador: Feliz día del tele-trabajador

En un escenario de “normalidad” -vale decir, sin pandemias, confinamientos ni restricciones de reunión-, ya nos estaríamos preparando para conmemorar el Día Internacional del Trabajo, con los habituales saludos y parabienes de empleadores junto a reflexiones más críticas y reivindicativas desde el mundo sindical. La emergencia sanitaria global por la expansión del Covid-19 ha alterado prácticamente toda nuestra cotidianidad, incluyendo, por cierto, la realidad laboral desde el teletrabajo.

Si bien la emergencia sanitaria y las diversas medidas de restricción, distancia social y aislamiento nos dejarán en casa, tal como viene ocurriendo en las últimas semanas, creemos que estos tiempos son una oportunidad para reflexionar sobre la nueva forma de relacionarnos que nos ha impuesto la pandemia.

El teletrabajo nos ha permitido ver muchas cosas sobre nuestro propio trabajo, la forma en que interactuamos y la manera en que las empresas operan y producen en esta nueva realidad. Hay, ciertamente, muchos aspectos positivos, principalmente aquellos que tienen que ver con la gestión, la eficiencia y la eficacia de ciertas tareas que hemos descubierto que se pueden hacer en forma remota de igual o mejor manera que antes, cuando estábamos en oficinas o en nuestros habituales lugares de trabajo.

La otra cara del teletrabajo

Pero el “home office” también ha visibilizado los problemas que puede significar trabajar desde la casa, especialmente si se vive con la familia y se debe lidiar con las tareas domésticas propias del hogar, las responsabilidades como madres o padres, los tiempos destinados a la oficina virtual y la casa real, la calidad técnica de la conexión, aspectos psicológicos asociados al confinamiento, y un largo etcétera que vamos conociendo poco a poco.

Todo esto puede generar momentos de angustia, ansiedad y tensión, tal como lo advierte Eduardo Vásquez, consultor en Desarrollo Organizacional y Gestión del Cambio de EV Consultoría. “Esta situación de exigencia nos demanda constante atención, concentración y esfuerzo, por muchos momentos a expensas de nuestro descanso físico y mental, cayendo así en un estado de constante estrés”, asegura.

Por lo mismo, hoy más que nunca se genera la necesidad imperiosa de reconocer el esfuerzo y compromiso que hacen a diario miles de Teletrabajadores a lo largo y ancho de nuestro país. Teletrabajadores que virtualmente siguen responsablemente haciéndose cargo de su trabajo, pero que deben lidiar en vivo con la responsabilidad de padres/madres, de tutores escolares y de la “casa”.

¿Cómo los reconocemos?

En este 01 de mayo en tiempos de pandemia, nuestros teletrabajadores necesitarán mucho más que un mailing para sentirse reconocidos, acompañados y contenidos. Por lo que proponemos realizar acciones que puedan generar un mayor impacto, como por ejemplo  un streaming con Gerentes Generales y/o líderes de la organización (formales e informales), conversatorios virtuales abiertos para escucharlos, charlas virtuales de especialistas para apoyarlos, etc.

Es recomendable además, que este reconocimiento sea constante y esté alineado a medidas de flexibilidad laboral, que entreguen mayor contención y apoyo a nuestros teletrabajadores.

“Se acentúa la necesidad de contar con capacidades como flexibilidad, autonomía, comunicación y colaboración, y autogestión emocional. En la medida que organizaciones, equipos y personas podamos desarrollarlas creo que será mucho más probable esto sea provechoso y sostenible”, finaliza Vásquez.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Copyright 2020 Internal. Todos los derechos reservados

Web diseñada por Conversa CE